¿ DELGADO – GORDO?

publicado en: Estilos de vida saludable | 0

 

slider-konfyt-mailing-agosto-delgado-o-gordo

¿Eres delgado y sin embargo tienes un estómago soplado, gordo y mofletudo? Estás teniendo lo que se denomina grasa visceral.

La grasa visceral es la que se encuentra en la zona abdominal y rodea los órganos internos que están dentro de la cavidad abdominal.

Una manera sencilla de saber si tenemos grasa visceral es que la cintura debe ser la mitad de la altura. Por ejemplo: si mides 1.60 metros, tu cintura debe ser igual o menor a 80 centímetros. Esta grasa tiende a depositarse en la mitad del cuerpo a medida que se envejece, esto es más frecuente en las mujeres que en los hombres.

La grasa visceral es más peligrosa que la grasa que se almacena en otras partes del cuerpo como piernas, glúteos y cadera porque puede ayudar a generar enfermedades como la diabetes, síndrome metabólico y/o hipertensión. Esto se debe a que el sistema venoso que lleva la sangre entre el hígado y el intestino está tan cerca de esta grasa visceral que puede atrapar los ácidos grasos libres llevarlos al hígado bajar el colesterol bueno (HDL) y subir el colesterol malo (LDL). Así mismo puede causar la resistencia a la insulina haciendo que las células del hígado y músculos no respondan a esta hormona del páncreas que transporta la glucosa y se puede aumentar el riesgo de diabetes.

Las personas con grasa visceral abundante pueden ser delgadas-gordas, es decir; caderas, muslos, piernas y brazos delgados pero tener el abdomen bajo y alto y la cintura anchas y grasas. Este cuerpo es típico de quien no se alimenta bien. En vez de nutrirse con platos equilibrados en nutrientes como proteínas, carbohidratos complejos, granos, fibra, grasa, vitaminas y minerales; lo hacen por ejemplo con solo proteína (carne) y ensalada (vitaminas, minerales y fibra). Además se acostumbran a pasar hambre teniendo ayunos prolongados entre las 3 comidas principales causándose a sí mismos mal humor, sensación de angustia y ardor en el estómago. Consumen alcohol y azúcar con mucha frecuencia. Las consecuencias de malos hábitos alimenticios son frecuentemente la pérdida de masa muscular y la ganancia de grasa visceral.

¿Cómo hacer entonces para tener un cuerpo que contenga menos grasa y más músculo?  Tenemos buenas noticias para ti: El ejercicio regular, por ejemplo, 30 minutos diarios de caminata a intervalos, unos minutos de ejercicios de fuerza con pesas, sentadillas y abdominales y una alimentación balanceada con las porciones recomendadas como se observa en la siguiente foto:

gordito

 

Medio plato con vegetales variados y frutas, un poco de aceite saludable, ¼ de plato con carbohidratos complejos y granos integrales y el otro ¼ de plato con una proteína saludable; acompañado de bebidas poco calóricas como agua, té o café endulzados sin azucar http://www.konfyt.com/tiendakonfyt/categoria-producto/endulzantes/ .

 

Adicionalmente es muy importante mantener una adecuada alimentación entre comidas principales con snacks que aporten pequeñas dosis de carbohidratos complejos, lácteos, cereales y frutas. No se puede olvidar que es necesario también, reducir el consumo de alcohol y alimentos azucarados sustancialmente.

En la medida que cambies tú manera de vivir por “un estilo de vida saludable”, se irá reduciendo tu grasa interna y te sentirás mucho más vital y alegre por haber conseguido superar aquellas costumbres que no aportaban cosas buenas a tu existencia.

Empieza ya, lo lograrás.