Poca sal es la clave

publicado en: Estilos de vida saludable | 0

comida-sin-azucar

La sal, es el condimento más utilizado en la preparación de alimentos frescos y procesados, pues resalta los sabores y dispone el sentido del gusto para disfrutar más las preparaciones alimenticias. Se usa también como conservante. La sal  contiene sodio. El sodio sirve para regular funciones del organismo humano. Su exceso puede producir condiciones de salud adversas como presión alta, retención de líquidos, disminución de la función de los riñones, disminución del calcio, favorecimiento del sobrepeso y la obesidad.

No solo la sal contiene sodio, hay varios aditivos alimenticios como el glutamato monosódico (resaltador de sabor) y el nitrito de sodio (preservante para carnes) que aumentan la cantidad de sodio en los alimentos procesados.

El sodio se encuentra naturalmente en muchos alimentos y adicionado en alimentos procesados como las carnes frías, los enlatados,  las salsas (soya, tomate, inglesa etc.), caldos y sopas deshidratados, preparaciones alimenticias listas  para calentar, snacks salados y saborizados y mucho más. Estos preparados también pueden contener resaltadores de sabor o preservantes que contengan sodio.

En este orden de ideas, es muy importante revisar en cada producto alimenticio procesado  la información nutricional en su etiqueta para saber cuánto sodio aporta una porción del alimento.

La organización Mundial de la Salud sugiere que podemos consumir 5g (5000mg) de sal por día lo que equivale a 2000 mg de sodio por día. Esta cantidad es suficiente para poder degustar preparaciones deliciosas sin mucha sal.

Hay resaltadores naturales del sabor salado como son el ajo, la cebolla, la albaca, el cilantro, el perejil, el pimentón entre otros. Estos se pueden utilizar cuando el consumo de sal se restringe

Para una información más completa sobre el tema puede visitar el siguiente link:

https://www.minsalud.gov.co/sites/rid/Lists/BibliotecaDigital/RIDE/VS/PP/SNA/sal-en-alimentacion.pdf

Dejar una opinión